Una página en la que quepa todo, incluso la discrepancia, siempre que se escriba con sentido del humor y dentro de los límites de la buena educación.
Inicio > Historias > Un poco de seriedad
> Un poco de seriedad <

España ha dejado de ser un país serio. No quiero decir serio en el sentido de fruncir el ceño y poner cara de vinagre, sino en el sentido de rigor, de fiabilidad, de sentido de la responsabilidad. Tampoco sé cuándo empezó este cachondeo que nos lleva a tomarnos todo por el pito del sereno, la Justicia, la Autoridad -la de verdad, que llegará algún pájaro que me confundirá el término con el autoritarismo- la Convivencia, la Educación y cualquiera de los valores que hacen que los países vayan adelante, sean respetados por el resto y progresen.
Si dudan de lo que les digo, acérquense a un pueblecito pequeño que no tiene posibilidades de mantener en su plantilla a un guardia por cada ciudadano que decide pasar en él sus vacaciones -el número no es exagerado con "lo" que tenemos alrededor- y ha de fiarse de la educación ciudadana de sus visitantes para que no se altere la convivencia. Un desastre: los perros hacen "sus cositas" donde les place sin que sus dueños las recojan, niños y adultos circulan con sus bicicletas por donde quieren sin respetar los sentidos de la circulación, con riesgo para ellos y para el resto de ciudadanos, hay comedores de pipas que parecen injertados de hamster dada su habilidad para descascarillar semillas ... y sembrar de cáscaras el lugar en el que "caen" como plagas. Señoras gordas en traje de baño y niñas hermosísimas de la misma guisa circulando por las calles haciendo la competencia a señores barrigudos de cuerpo peludo y jóvenes efebos de vientre plano casi de chocolatito y depilados para hacer resaltar sus encantos..., pero todo esto en la vía pública, que no es el lugar más adecuado para exhibir sus carnes.
Podría estar enumerando situaciones de este tipo que no tendrían ninguna vigencia si sus protagonistas estuvieran medianamente educados; pero no lo están porque este país decidió que lo que signifique esfuerzo, sacrificio, constancia era "demasié p'a él", contemporizó con cualquier forma de chabacanería, de escaquearse de los deberes más elementales y aplaudió reformas educactivas en las que "lo importante" era "pasar de curso" sin que el curso pasara por el alumno.
Ahora tenemos a iluminados asaltando supermercados sin que nadie diga nada, a asesinos a los que se excarcela por "razones humanitarias", estafadores que se van a sus casa por la misma razón, independentistas queriendo romper la Nación con el beneplácito de unos y otros gobiernos.
La gente, la buena gente del pueblo que aplica el sentido común a sus decisiones está que trina. Y los señores que están en el Gobierno habrían de saberlo. Los de la oposición, los de cualquier partido de la oposición, también. Nos jugamos España, y no al fútbol precisamente, si no empezamos a pensar seriamente que estamos haciéndolo mal casi todos: unos por mandar mal y otros por no actuar razonablemente. Se ha acabado el tiempo de "querer todo ya". Ha llegado la hora de que sólo la gente que actúa con seriedad y responsabilidad obtenga lo que necesita porque se lo gana, porque actúa seriamente. Las mamandurrias, las subvenciones a proyectos que dan risa, deben acabarse porque la mayoría, la gente que piensa con la cabeza, está hasta más arriba del pirri de soportar gilipolleces de unos y de otros.

2012-08-23, 20:29 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://rimero.blogalia.com//trackbacks/72297

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.139.56 (b5a42d2483)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


Cosas viejas
<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Documentos

Categoras

Blogalia

Blogalia

Rigel