Una página en la que quepa todo, incluso la discrepancia, siempre que se escriba con sentido del humor y dentro de los límites de la buena educación.
Inicio > Historias > ¡Uf! Italia hizo ¡puf!
> ¡Uf! Italia hizo ¡puf! <

No pretendo decir que Italia jugara mal. Lo que ocurrió fué que a España no se le puede jugar sólo de una manera. Italia quiso jugar como lo hace España, pero o no sabe, o, al menos no supo hacerlo cuando tenía las fuerzas intactas y el equipo completo. En cuanto se lesionó el segundo de sus jugadores -la prensa italiana se preguntará cómo es posible que se lesionen en una final dos jugadores y el segundo, además, con todos los cambios hechos- el partido acabó; pero en realidad con el 2-0 y tal como estaba jugando el equipo español, la cosa no tenía otro color que el nuestro. La rabia de algún italiano se estrelló contra la serenidad del equipo español que jugó como le dio la real gana y no quiso apretar las tuercas cuando los azules estaban desechos física y moralmente. De haberlo hecho, la goleada hubiera podido ser histórica.

Pocos se acuerdan ahora del regalo que el árbitro portugués -en realidad el equipo arbitral- hizo a los italianos al no señalar un penalti por mano dentro del área, deteniendo la trayectoria de un balón que iba a portería. El partido estaba en 2-0 y un gol hubiera hecho concebir esperanzas a los italianos, mientras que un penalti en contra, si, como es de suponer, se hubiera transformado en gol hubiera dejado sentenciado el partido a partir de ese momento. ¿Ningún árbitro de entre los tres posibles lo vió? Pues si es así, sobran dos de esos. Ahorremos ahora que estamos en tiempos de crisis.

Lo cierto es que excepto durante diez minutos, en dos períodos de tiempo de la misma duración aproximada, el partido lo dominó de la cruz a la firma España. Los italianos achacarán a la diferencia de un día de descanso el fiasco de la Eurocopa y estarán equivocados. Jugaron contra la mejor selección del mundo en este momento y en un día en el que no hubo apenas errores y los que hubo... fueron de los otros.

Fin del capítulo. A ver cómo salimos ahora de la gravísima situación en la que estamos porque son las autonomías las que ponen trabas al camino de salida encontrado por el Gobierno y por Europa. Parece ser que resulta difícil con las leyes vigentes en la mano, meter mano -excusas por la repetición- al estado de los diecisiete reinos de taifas en versión moderna. Y no nos queda otra solución que hacerlo. Aunque sea a trancas y barrancas, aunque haya que cambiar las leyes, los pactos que los sucesivos gobiernos han ido haciendo para mantenerse en el machito, y las prebendas y barras libres en materia autonómica que algunos - "...aceptaré lo que venga de Cataluña..." ¿recuerdan?- fueron concediendo desde que se admitió en la Constitución lo de las nacionalidades.

Las leyes las hacen los hombres y los hombres se equivocan; pero tienen la facultad, la capacidad, de rectificar... si no son absolutamente zotes.


2012-07-02, 10:31 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://rimero.blogalia.com//trackbacks/72051

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.139.56 (b5a42d2483)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


Cosas viejas
<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Documentos

Categoras

Blogalia

Blogalia

Rigel