Una página en la que quepa todo, incluso la discrepancia, siempre que se escriba con sentido del humor y dentro de los límites de la buena educación.
Inicio > Historias > Cosas de los amigos
> Cosas de los amigos <

Creo que ya he escrito acerca de este asunto en ocasiones anteriores. Uno tiene bastantes amigos diseminados por la geografía patria y todos, de un modo u otro, intentamos tenernos al corriente de lo que nos ocurre y de lo que se nos ocurre. Así es que mis buzones de correo hay momentos en los que no me dan tregua.
Observo que en esto de reenviar archivos la gente no tiene inconveniente alguno en largarte un "ladrillo" con recomendaciones de salud o en hacerte partícipe de blandenguerías del tipo "Dios te ama" -lo cual puede incluso ser cierto, pero no viene al caso- y en los últimos tiempos te reexpiden cartas que afirman ser originales del señor Pérez Reverte, de don Gabriel García Márquez o de Condolezza Rice -enumero estas tres por ser las últimas que he recibido- y que en los dos primeros casos están redactadas con un estilo que se parecen al de sus supuestos autores como un huevo a una castaña.
Cuando, con amabilidad, haces ver a los reexpedidores que lo enviado es más falso que un billete de un euro, se excusan diciendo que "ellos no entran" en eso y que lo envían a gente inteligente que "ellos decidirán" lo que hacen o dejan de hacer con la información recibida, que ellos se limitan a ponerla en circulación y que cada cual saque las conclusiones que quiera.
A mi entender, ese modo de actuar es un tantico irresponsable porque si no aplicamos nosotros mismos un filtro a lo que se envía por la red, estaremos coadyuvando a la difusión de bulos, trolas, panfletos infectadores de la opinión pública y generadores de un estado de opinión indeseable, teniendo en cuenta la coyuntura en que nos encontramos.
La gente tiende a creer que es cierto lo que escucha en la radio, lo que lee en la prensa o lo que ve en televisión y, sin un criterio bien formado, "traga" lo que le echen y más si se lo reexpide un amigo al que considera inteligente y que, a su vez, le ha manifestado la confianza que él tiene en su propia inteligencia.
Pero así es la vida y la actual tiene esas servidumbres. Si el reexpedidor de cada uno de esos mensajes de copiar y pegar se entretuviera cinco minutos escribiendo algo propio, personal, sería -para mí, al menos- un síntoma de que nuestra sociedad está cambiando, que somos capaces de elaborar cosas por nosotros mismos en lugar de _aparentar_ que estamos informados porque tenemos internet a nuestra disposición.
De lo que estoy convencido es de que mis amigos seguirán mandándome mensajes de los de: "Ha salido el sol... qué bello es amarse..." en lugar de escribir en el correo: "Que sepas que te recuerdo con cariño...", aunque sea mentira.

2012-05-22, 14:01 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://rimero.blogalia.com//trackbacks/71864

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.82.161 (2604c602b2)
Comentario


Cosas viejas
<Marzo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Documentos

Categoras

Blogalia

Blogalia

Rigel