Una página en la que quepa todo, incluso la discrepancia, siempre que se escriba con sentido del humor y dentro de los límites de la buena educación.
Inicio > Historias > Cosas de la Educación
> Cosas de la Educación <

Tenía la intención de meterme con todos los responsables de Educación que han sido en España, cuando alguien me presentó, anoche antes de cenar, el artículo del señor Pérez Reverte que se puede leer aquí y desistí de escribir nada porque lo del escritor dice todo y más de lo que yo me hubiera atrevido a decir amén de decirlo mejor que yo y con mucha más mala leche, que es lo que más desahoga.
Se dió, además, la circunstancia de que la cena de Nochebuena, en familia y todas esas cosas, tuvo como comensal un adolescente en fase terminal de adolescencia, que es cuando se recrudecen los estereotipos, las frases manidas, los "ideales" del grupo y la "profundidad de pensamiento" que se pretenden trasladar a la familia para demostrar que ya se es un hombre y que la capacidad de criterio es suficiente como para poder decidir por sí mismo. Y que, además se dedicó a convencernos a su padre y a mí de que él "controla", de que no había tenido un solo accidente de tráfico - hasta que el progenitor le recordó su choque con la trasera de un camión por ir muy próximo a él, cosas de la amnesia - de que él es el mejor y de que nosotros somos unos carcas que ni hemos sabido disfrutar de nuestra juventud ni dejamos que los jóvenes disfruten de la suya a base de poner cortapisas a lo que más les gusta.
A todo lo anterior hay que añadir el hecho de que la lectura en prensa de la "buena nueva" de que un cachete puede significar cárcel para el padre que lo propine me puso de un mal humor de perros.
Con estos mimbres se hizo la cesta de mi cena de Nochebuena. Afortunadamente otros comensales quitaron de enmedio el mal sabor de boca y terminé la noche cantando villancicos con mi hija ante un horroroso Portal de Belén instalado en la plaza del pueblo.
Y ustedes, hipotéticos lectores, se preguntarán que a santo de qué viene todo este rollo. Pues viene a santo de que no recuerdo ningún Gobierno de la democracia que haya prohibido tantas cosas como éste. Si me apuran y en sentido literal ni siquiera el franquismo había prohibido "tantas cosas". Prohibió todo y se acabó; pero si repasan lo del tabaco, el alcohol, ahora el cachete monitorio, el móvil al volante, los cascos ídem, el globo sonda de los gps, y un rosario de otras cosillas que no son tanto prohiciones como amenazas y que ustedes recordarán mejor que yo, se darán cuenta de que nuestro actual gobierno ha sido el que más vetos ha ido imponiendo a los ciudadanos en una especie de "todo para el pueblo pero sin el pueblo". Porque no me irán a decir ustedes a las horas de ahora que sus señorías los diputados y senadores representan de verdad la voluntad de todos los españoles.
Feliz Navidad.

2007-12-25, 13:38 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://rimero.blogalia.com//trackbacks/54344

Comentarios


Cosas viejas
<Junio 2022
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Documentos

Categoras

Blogalia

Blogalia

Rigel